Cada recién nacido es distinto y nosotros desarrollamos la dinámica en base a él, por eso cada sesión va a ser única; el bebé manda y nosotros nos adaptamos a él, pero para que os hagáis una idea, lo habitual es realizar de 4 a 5 poses con sus variantes o diferentes planos, 3 en puffs con los colores que os gusten a los padres, otra en soporte y las fotografías con la familia.