Porque no solo se pasa un buen rato, son muchísimas las ventajas que aporta la naturaleza a los niños y hay muy buenas razones para hacer de las excursiones una parte de la rutina familiar.